Me enamoré | SANTA TERESA

Yo no sé si es cosa mía, pero yo creo que es posible enamorarse de ciudades. De barrios. De calles. De gente a veces también. Pero quedémonos con el rollo urbanita de momento. 

En Australia, nos preguntó mi tío Peter a mi hermano y a mí que cuáles eran nuestras cinco ciudades favoritas en todo el mundo. Madrid era la primera en mi lista. Vaya sorpresa, ¿eh? Tanto viaje, tanto viaje… Y voy yo, y digo Madrid. 

Foto por Sofía TB

Madrid es genial. A los turistas no les gusta del todo, no tiene mar, si no llevas cacao para los labios lloras de dolor y no somos ni la mitad de europeos que en otras ciudades del país. Pero dime que no es fantástico pasear por las callejuelas, que las señoras del metro te digan que les gustan tus gafas, que haya escuelas de danza encima de mercados, y acabar cantando a Pereza en un garito a las 4. Y la lista podría ser interminable. La magia de Madrid a mí no se me acaba.

Una de mis calles favoritas es Santa Teresa, en Alonso Martínez. Es la primera a la izquierda según bajas Santa Bárbara. Hay cubos de basura en la esquina y no pinta nada bien, pero según te adentras... ¡ Ay!




















En los tiempos de Carlos II estaba por la zona el convento de Carmelitas descalzas de Santa Teresa. De ahí el nombre de la calle. Ahora, los edificios burgueses del XIX no hacen más que contribuir al encanto de esta calle -y de la zona en general. Los portones de las casas a mí me parecen espectaculares.

Además, en esta calle están: 
  • Mesa 3, uno de mis restaurantes favoritos. Es un local pequeñísimo, y con una mesa muy especial en las alturas. Cuenta con un equipo de 3 ó 4, no recuerdo bien, personas que se esmeran como en ningún otro sitio para preparar cosas de las buenas, de las que me gustan. Además, son un encanto y el trato es exquisito.
  • Barbara Ann: hola cócteles ricos, comida sofisticada, música tremenda y ambientazo en general. Comer con Bowie sonando como que mola. Mi cosa favorita es la decoración de interiores de este sitio… ¡tremendo!
  • en Cripeka tienen cosas para llevar ricas, ricas. Además, cada día tienen un algo especial casero que va desde quiches a empanadas. Y su café es altamente recomendable. También te puedes quedar allí para comértelo tooooooodo sentadito y bien cómodo.
  • Barrutia y el 9 es una antigua casa de comidas modernizada que me han recomendado encarecidamente y que tengo muchas ganas de probar.
  • Dry Martina. Aunque se entra por Argensola, lo añadimos a esta calle porque se lo merece. Es del grupo Arrumba, que últimamente está que arrasa en Madrid. Es un sitio monísimo y se come genial. Mi próxima comida de amigas está claro que va a ser allí. 
  • Volta Café me recuerda un montón a Pensão Amor, en Lisboa. Creo que con eso lo digo todo. 
  • Además, tienes street food en Bocacalle, hamburguesas y copas en MEAT, y para más tarde por la noche, Bulevar.
  • No sólo me va el comer: Malababa tiene una de sus dos tiendas en esta calle y en Mint&Rose tienen cosas preciosas.
Foto por Sofía TB

Y lo que me dejo, lo hago para que tu descubras la magia de esta calle tan especial. 

Nos vemos pronto,
Sofía

P. D.: nuestros planes para noviembre en Madrid

P.D. 2: un plan diferente si vas a Oporto

Full Drawers by Sofia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram