La Boda del Monzón y reflexiones varias




 El otro día, buscando una peli para un trabajo de la universidad, me vi La Boda del Monzón. Me trajo un montón de recuerdos y me sacó más de una sonrisa en la hora y media larga que dura.
Esta peli, a parte de darme buenas ideas para mi trabajo, me dio buenas ideas para el blog. 

Cuando decidí irme a la India, más de una persona me preguntó si de verdad me había pensado mi decisión. Que la India es un lugar peligroso, y más si eres mujer. Que está todo sucio. Que hay pobreza. Que la comida pica. Que hay vacas en todas partes.








Ahora, año y medio después de haber vuelto yo me doy cuenta de que no, no me había pensado mi decisión demasiado. Yo tenía ganas de viajar y de aprender, y la India fue el primer destino que se me ofreció con posibilidades de voluntariado. No me lo pensé y dije que sí. Y sí, es un lugar algo chungo para las mujeres (otro día hablamos de eso si queréis). Y sí está sucio, y también hay pobreza. Mucha. Y la comida pica. Muchísimo, de hecho. Y también hay vacas por todas partes.

Pero en la India se baila debajo de la lluvia, se pita para adelantar, se llora si la comida pica mucho, se bebe leche para remediarlo; y tu familia de 25 personas que viven en una misma casa te quiere y te apoya en tus aventuras y desventuras. Y mira que era familia adoptiva. Llega a ser de verdad y no sé que hubiesen hecho por mí.

En La Boda del Monzón a mi parecer se ven todas o muchas de estas cosas. Cosas indeseables y cosas deseables. Pero aunque se pase mal un rato viendo algunas de esas cosas, deja un buen y picante sabor de boca.

Nos vemos pronto,
Sofía

------

(No me seas rácano con los like y los follows y síguenos en Instagram, Facebook y Twitter!) ;)

PD: Mis primeros días en la India
PD 2: Alguna que otra decepción en mi viaje

Full Drawers by Sofia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram