EL PEOR OPORTO (y cómo disfrutarlo)

Turismo. Guay. A todos nos gusta eso de viajar. Contemplar extasiados las fachadas de las catedrales. Deambular a media noche por puentes o caminos donde tocan los músicos callejeros y se venden artilugios extraños con luces de colores. Observar las casas con las ventanas entreabiertas y pensar que no puede haber tras ellas más que comida tradicional y felicidad. Preguntar en bares direcciones inexactas, creer que hablamos todos los idiomas del mundo a la primera copa… todo muy bien. Pero el turismo, hoy en día, está creando toda una serie de problemas sociales, urbanísticos y económicos que afectan gravemente a los locales y, colateralmente, a los propios extranjeros.



Es un proceso bastante obvio y conocido: los turistas vienen, los precios suben, la gente decide poner su casa en AirBnb y mudarse a la periferia donde, joder, el café sigue estando a un euro cincuenta. Los comercios locales cierran, los bares se transforman. llegan las cadenas de restaurantes y los letreros de "traditional shop", y es sólo al ginal cuando el turista se da cuenta de que, vaya, no se escucha por ningún lado hablar la lengua autóctona, y tiene la sensación de moverse en un decorado especialmente fabricado para él, muy rollo show de Truman. Y esto tampoco mola. Porque, aunque a veces tendamos a identificar al turista con ese alemán sonrosado que se graba a sí mismo con un selfiestick y se emborracha a las dos de la tarde, en la mayor parte de los casos los viajeros no carecen por completo de sensibilidad e incluso parecen estar movidos por altas aspiraciones, por lo que todo ese regusto artificial no les pasará desapercibidos. 



Ante este problema surge en Oporto THE WORST TOUR, una organización de arquitectos que, por amor al arte, conducen a los turistas por las partes más recónditas de la ciudad. Algo así como un tour turístico anti turístico. Una cosa muy loca que, a pesar de no tener una gran promoción de cara al público, ha atraído la atención de varios medios de comunicación y de viajeros de todas partes del mundo que se terminan de alguna manera enterando de su existencia. A lo largo de todo el recorrido -el cual i ncluye las curiosas "islas" al otro lado de los edificios, raíles de tren abandonados junto al río o ruinas de antiguas quintas y granjas nobiliarias- la guía va aportando información muy curiosa y precisa sobre la ciudad- Conocer la historia urbanística de la misma, con sus pricesos de gentrificación, desplazamientos sociales y transformaciones, hace al visitante comprender el lugar en el que está de una forma más profunca e infinitamente más bella. 

El tour sale todos los fines de semana y algunos días de diario desde la Plaza del Marqués. La reserva se hace desde su página web. Normalmente es en inglés, aunque la guía habla varios idiomas y se adapta a las nacionalidades del grupo. Al final te regalan un mapa de Oporto hecho por las personas de la asociación. Buen mapa. 




Esta entrada la ha escrito nuestra querida Celia, sobre la que os hablamos cuando Sofía estuvo en Lisboa. Si quieres más futuras colaboraciones, síguenos en InstagramFacebook y Twitter.

Full Drawers by Sofia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram