LISBOA (según mi iPhone)


¡Amigos! Qué bien esto de estar de vuelta.

Como os contaba hace poco más de una semana, he decidido volver a escribir por aquí. Os contaba que pensaba hacerlo sobre encontrar el puntillo que te da viajar aunque sea en casa, y es que Madrid no tiene nada que envidiarle a muchas otras ciudades (a mi gusto, vaya). Eso no quita que esto empezó como un blog de viajes y que ¡sigue siéndolo! Por eso hoy os cuento sobre el par de días que pasé en Lisboa en agosto,  y así escapamos de estas nubes tremendas que tenemos ahora y pensamos un poco en el sol tan estupendo que hacía allí.

Estuve en la capital portuguesa hace muuuuuchos años. Creo que no tengo ni fotos de ese viaje, y es que no había ni cámaras digitales (uf, ¡¿soy abuela?!) por esas fechas. Este agosto volví, y nada más llegar allí se me estropeó del todo mi cámara, pero mi teléfono me rescató y eso es lo que os traigo. 

Lisboa es su espíritu. Vale que los edificios, los azulejos, y el mar. Pero los rincones, el chico tocando la guitarra en el mirador de Santa Catarina, la corvina fresca, los cuadernos artesanos. El atardecer desde el tren volviendo de Belén, los indios de la Mouraria, las fotos de Camila Watson por la calle

Viajar a lugares donde vive gente que conoces es, a mi parecer, la mejor manera de viajar. Tienes donde hospedarte, cosa importante. Y además, tienes guía de la ciudad -cosa más importante todavía. Pero no de la ciudad turística, no. Si tienes suerte y tu colega es algo aventurero y se ha pateado el lugar, verás un recorrido bien diferente al que verán el resto de visitantes. 

Por eso, y gracias a Celia, yo os propongo lo siguiente en Lisboa:

1. Para desayunar: Café Brasileira (lo sé, turístico, me contradigo. Pero mi amiga jura que los pasteles de Belén están mejores que en Belén en sí)
2. Para comer: hazte bocatas, y cómetelos en el Mirador de Grassa después de perderte en la Alfama
3. Para cenar: Bota Alta, en el Bairro Alto
4. Para bailar a ritmo de vinilos: Crew Hassan
5. Para tomar algo: casa Independiente
6. Para alucinar: Pensão Amor, no necesita descripción. Tú hazme caso y ve
7. Para llevarte algún recuerdo: Vida Portuguesa, una tienda genial de esas en las que no te importaría arruinarte con una sonrisa en la cara.

Qué queréis que os diga, Lisboa mola.

Nos vemos pronto,
Sofía

¡SÍGUENOS!
Instagram: @fulldrawers
Facebook: Full Drawers
Twitter: @fulldrawers











Full Drawers by Sofia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram