De Huidas e Impulsos

Hola, soy Samuel Valero y esta es mi primera colaboración con FullDrawers. Podéis saber más sobre mí pinchando aquí.

Imagínate dando un paseo por Madrid. Es una cálida tarde de primavera que amenaza con tornarse crepúsculo mientras una suave brisa mece las copas de los árboles. El tráfico es ligero, y el rumor de los coches apenas silencia las conversaciones de la gente que camina a tu alrededor. Paseas sin rumbo, entre sobrios edificios grises que reflejan la luz dorada del atardecer. Sientes una sensación de plenitud y bienestar llenándote y embriagándote y…

Y no. Así no es Madrid. Es una capital. Es frenética y ruidosa. Nerviosa y palpitante. Insomne y resacosa. No hay vez que baje a Madrid y no me encuentre abrumado en algún momento. Ya sea por su tamaño ciclópeo, por su ritmo acelerado o por sus personas apresuradas. Fluye de una forma vital y feroz, y, quizás por falta de costumbre o quizás porque no estoy hecho para grandes ciudades, Madrid me agobia. Y entonces, es cuando quiero escapar. Huir de ahí.

Foto por Samuel Valero
Sé que no he sido el primero en sentirse así, de eso puedo estar seguro.  ¿Por qué si no iba a estar Madrid plagada de parques, de jardines, de zonas arboladas, de verdes céspedes, de cuidados parterres y de macetas en los balcones? Pues porque una capital necesita respirar y ventilarse. Necesita airearse a ella y a sus habitantes. Necesita recordarse a sí misma que no hace tanto tiempo que apenas era un pueblo, una aldea. Recordarse que una vez, no hace mucho, fue un bosque de retama y encinas. Porque de vez en cuando una ciudad tiene que bajarse los humos.

Estos fragmentos de naturaleza que surgieron por capricho de algún aristócrata, han llegado hasta nosotros prácticamente inalterados y se han convertido en los pulmones verdes de Madrid. Son un corazón poderoso que bombea aire fresco por las calles, renovando la atmósfera viciada.  Son un vergel en mitad de una jungla de hormigón y cristal. Son una suerte y un privilegio. Son el motivo que me trae a este blog. Quiero que veáis los parques y los jardines de Madrid bajo una nueva luz. Quiero que os deis cuenta todas las posibilidades que ofrecen. 


Foto por Samuel Valero.
Foto por Samuel Valero.
Y puede que perderse por el Retiro, por el Capricho o por la Fuente del Berro no se encuentre en el itinerario habitual de muchas personas. Puede que en invierno haga demasiado frío para tumbarse en el césped, que llueva y se encharquen los senderos o que te acechen Pokémon de aviesas intenciones desde los arbustos. Pero puede que tal vez, y sólo tal vez, algún día necesitéis escapar. De los atascos interminables, del aire contaminado, del ritmo acelerado de la ciudad. Y la sombra de un castaño o la de un olmo puede ser tan buen lugar para huir como cualquier otro.

Full Drawers by Sofia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram